La Ministra de Turismo de Nicaragua, Anasha Campbell, presentó  en Madrid el plan especial de su país para promocionar este sector, marcado por la “diversidad”, la “multietnicidad” y que, según defendió, va “mucho más allá del sol y la playa”.También dijo que Nicaragua conversa con Iberia para tener una conexión aérea directa con Europa.

En una conferencia de prensa en la sede de la Secretaría General Iberoamericana, Campell explicó las características de su país, a donde llega anualmente más de un millón y medio de turistas procedentes sobre todo de Alemania, Reino Unido y España.

“El nuestro es un país de lagos y volcanes. El país del gran poeta Rubén Darío. El más grande y seguro de Centroamérica y que no requiere ninguna visa para ser visitado”, afirmó Campbell.

Según dijo, “la diversidad histórica y étnica” es algo “crucial para el turismo” y “fundamental para el desarrollo de la actividad económica” de este sector en Nicaragua.

“Quien venga a Nicaragua podrá interaccionar con nuestra gente, conocer de buena mano nuestra cultura, nuestra gastronomía”, aseguró la ministra tras hacer un pequeño resumen de la ordenación geográfica del país y las actividades que un visitante puede encontrar.

Así, destacó la “belleza” de las ciudades coloniales y la “riqueza natural” de su país, así como la “diversidad cultural e histórica” que “une” al país centroamericano “con los países iberoamericanos”.

La ministra comentó que hasta el momento no existe ninguna aerolínea que realice vuelos directos desde Europa y aseguró que están teniendo “conversaciones” con la compañía española Iberia que esperan “resolver y concretizar a la brevedad” para mejorar estas conexiones aéreas.

Por su parte, el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai, insistió en que el turismo “es un gigante económico con una fuerza imparable”, que supone el 10% del PIB mundial y se ha convertido en el tercer sector económico con un crecimiento continuado en los últimos siete años.

“El problema es que la gente no entiende el sector, no sabe que uno de cada diez empleos está directamente relacionado con el turismo y eliminar ese desconocimiento es uno de los grandes retos que tenemos”, prosiguió.

En ese sentido, Rifai apuntó a tres cuestiones que el sector deberá enfrentar en los próximos años tales como la seguridad de los viajeros, el cambio tecnológico que también afecta a la industria del turismo y la sostenibilidad del turismo masivo.

“En 2030 prevemos que haya 1,800 millones de turistas internacionales, un dato que puede suponer toda una oportunidad en términos de sostenibilidad o que puede suponer todo lo contrario”, enfatizó.

Además, Rifai elogió el “progreso” del turismo nicaragüense que en siete años pasó de recibir un millón de turistas a acoger a un millón y medio, así como el “esfuerzo por diversificar” su oferta turística para “ir más allá del turismo y sol y playa”.