Melissa Solís Cordero / Periodista Revista Viajes

Quizás varias veces has pasado por estas Tierras Enamoradas, cuando vas de camino a La Fortuna de San Carlos, y pasaste por San Ramón. Su nombre es literalmente eso, un centro turístico que enamora con sus aventuras, además de su concepto de bienestar, todo inmerso en la naturaleza.

¿Buscas adrenalina cerca? O ¿una estadía relajante con una exquisita gastronomía vegana? Así es Lands in Love, reúne una serie de atracciones en todo sentido: físico, emocional, gastronómico, y de hospedaje… ¡ah pero hay una sorpresa mayor para los amantes de los animales! cuenta con un refugio de más de 500 perros y gatos, que hace aún más atractiva la experiencia en este lugar.

¡Que comience la aventura! Es justo el deseo de los viajeros cuando nos adentramos en un sitio nuevo, como fue en mi caso. La primera parada que tuvimos fue en su canopy San Lorenzo, aunque me he subido varias veces, siempre que lo hago es ¡súper emocionante! En el bosque nuboso de Lands in Love, con sus celestiales pasajes, los viajeros nos atrevemos a retarnos.

Para los menos atrevidos hay cables regulares, pero las categorías van en ascenso, porque también disfrutamos del famoso tarzán, luego pasamos por los cables dobles, donde pasan dos personas de forma simultánea, pero sus conocidos cables de aventura son los que nos hacen temblar y pensar más “me tiro o no me tiro”, pero la verdad es que no hay tiempo de decidirse, al ir poco a poco subiendo las gradas para ser lanzado, nos seduce la flora y fauna que circunda la propiedad y cuando te das cuenta ¡ya estás volando en el supermán! por un cable de 750 metros.

En Lands in Love sabemos cuándo comenzamos la aventura, pero no sabemos cuándo termina, porque luego disfrutamos de una maravillosa cabalgata, que por cierto, la lluvia fue uno de los actores que nos acompañó, pero fue aún más interesante la vivencia. El trayecto es de alrededor de una hora, pasando por varias de las 109 hectáreas que conforman este centro turístico, hasta llegar a un rincón que lo catalogué como ¡el más seductor! al toparnos con una majestuosa catarata.

Lands in Love potencia habilidades personales y sociales, rompiendo barreras y miedos con guías y facilitadores altamente especializados. Bajo esta motivación crearon  su programa de Team Building, donde trabajan con elementos de: confianza, dinamismo, adrenalina, liderazgo, comunicación y negociación.

Aunque no tuve la oportunidad de hospedarme, sí conocí una de sus 33 habitaciones, diseñadas con su estilo natural propio que te dan una calurosa y acogedora bienvenida ¡porque estás como en casa! Cada una cuenta con vistas hacia el bosque, que nos invitan a leer un buen libro o simplemente escuchar la naturaleza.

Luego de la aventura, degustamos de su exquisita oferta gastronómica, diferenciada y de la más alta calidad. 

¡Conquistador de paladares!

Aquí es donde llegó la máster de la soya,  la chef Naama Ariel, quien realiza creaciones que engañan a la mente y al paladar, con una propuesta, vegetariana, vegana, gluten free.  Aquí también están especializados en preparar menús para diabéticos, observadores de peso y cualquier dieta prescrita. El restaurante sirve comida israelí, internacional y local.

Ellos ofrecen algo especial al turista “quien desee cocinar sus propias recetas, está invitado a hacerlo en nuestra cocina”, dijo Naama.

La elaboración propia los caracteriza, preparan sus propios pasteles, el chocolate y el queso, mientras que la leche y los huevos son proporcionados por sus vecinos quienes crían el animal en condiciones adecuadas, “pronto creceremos nuestros propios vegetales orgánicos”, contó Naama.

No me atrevo a contarles más de este sentir en Tierras Enamoradas, mejor aprovechá la promoción 7 en 1, que incluye: 3 días de estadía, 2 noches, con alimentación más siete actividades, en un súper precio.