Erika Fernández y Melissa Solís Cordero  / Periodistas Revista Viajes 

Con su radiante sonrisa, cautivadora elegancia y amigable personalidad, nos recibió María Laura Quesada, emprendedora y reconocida profesional de La Fortuna de San Carlos, a quien desde hace cinco años, nombraron Embajadora de Costa Rica en Termatalia, la feria termal, de salud y bienestar más importante del mundo.

Cosmetóloga de profesión, esteticista, y terapeuta de spa, la han enrumbado a alcanzar grandes metas en la industria del termalismo. Su motivación, comenzó en el 2012, cuando descubrió Termatalia en Perú. “Me llamó la atención, aún más cuando vi que impartían el tema de peloides y me fui a participar”.

María Laura tuvo una gran y exitosa interferencia en el evento, y para el 2013 le asignaron la representación. “Todo inició bajo la responsabilidad de ofrecerles un valor agregado a los profesionales de La Fortuna, en el campo termal. Hemos tenido todos estos años un termalismo lúdico, no un termalismo de salud y bienestar como tal como usualmente lo hacen los países europeos. En este momento estamos iniciando todo un proceso de preparación para estos empresarios en el tema”.

Gracias a su intervención, ha logrado un grandioso apoyo de parte de la Cámara de Turismo de La Fortuna y de la Municipalidad, para en un futuro próximo hacer de Costa Rica sede de un Termatalia.

Para el 2014, Costa Rica fue  la delegación más grande de América Latina, que reunió Termatalia, con alrededor de 26 profesionales. “Conversábamos de Termatalia Costa Rica 2016, luego 2018. Es una meta de equipo, se necesita de un plan Gobierno- empresa privada, un compromiso prioritario, porque hay países de América que han despertado en el tema”.

Quesada también interfirió en la unión de la Zona Económica Especial con el BID para la partida de una investigación de los centros termales de La Fortuna e identificar para qué eran buenas sus aguas. Se contrató a Gala Termal, reconocida firma española, definiendo así un mapeo de los puntos termales de la Zona Norte, que hoy por hoy cuenta con una ruta termal y con los análisis del agua de cada centro. Así convirtiéndose en una ventaja competitiva a nivel internacional para el destino.

“Termatalia es la cabeza que ha venido a abrir las mentalidades del termalismo en La Fortuna y Costa Rica”, afirmó.

Su andar en el mundo termal

Fue en el 2007, cuando María Laura se lanzó como emprendedora bajo la inspiración de hacer un cambio en el arte de la cosmética, con la creación de su laboratorio Biosfera, de productos fitocosméticos en La Fortuna. Son libres de parabenos, petrolatos y glúten y son elaborados de manera artesanal empleando ingredientes naturales regionales o, al menos, nacionales, adquiridos de forma directa al productor, siempre que esto sea posible. También elaboran productos para Spa Termales de la zona.
 

“He logrado fabricar productos únicos y exclusivos en termalismo. He visto grandes casas farmacéuticas a nivel europeo, como lo es: París, Francia, España, etc. Costa Rica   no explotaba eso y logré visualizar este tema. Vi que La Fortuna podía tener una proyección a nivel internacional muy grande y me comencé a preparar”, expresó.

Son productos tanto para uso doméstico, pero enfocados a spa y hotelería.Fabrica para la mayoría de empresas turísticas que están alrededor de La Fortuna. Muchos son personalizados, aprovechando a aquellos que poseen su propia agua termal, con riquezas minerales. Así cada profesional u hotelero cuenta con su propio recurso, con su propia huella digital de agua termal. “Quiero decir que cuando fabricamos un producto para ellos, es un producto único e incomparable”, aseguró.

Su primer producto fue la arcilla volcánica, se comenzó a producir de una forma muy empírica, y al día de hoy cuenta con un análisis de la universidad de Ourense, que tiene alta concentración de minerales volcánicos que combinada con el agua termal de la zona, lograron unos peloides que son únicos, y son respaldados por la Universidad de Costa Rica y el MICIT.

“Somos el único laboratorio de Centroamérica en crear un peloide. Aquí en Costa Rica se utilizan para envolturas”, indicó.

“Todo para ofrecerle a nacionales y extranjeros una experiencia wellness de calidad. Biosfera, es vida. Justo eso es lo que queremos reflejar al mundo. Tenemos nuestros cultivos, y lo que no tenemos nos encargamos de hacer las visitas de campo. Ofrecemos todo un concepto desde el cultivo, la creación del producto hasta el diseño del empaque”, agregó.

Entre sus productos están: Shampoos, acondicionador, cremas, emulsiones, splash, mascarillas para: cuerpo y rostro, jabones, arcillas, exfoliantes, una línea exclusiva de hombre. Enlistan alrededor de 54 productos y otros 100 en formulaciones secretas, que son exclusivos de socios comerciales.

“Al cliente le encanta la lava volcánica, es un exfoliante corporal, al usarlo en tratamiento salen encantados. Hay otro con piña y leche de coco; en el spa el cliente elige el de su preferencia”.

María Laura enfatizó que sus productos envuelven toda una experiencia, sumada al concepto termal que ofrece La Fortuna.

“Tenemos una riqueza hídrica impresionante, tenemos termalismo y salaciones increíbles, ni que decir de nuestra flora y fauna. Estos son nuestros museos”.  

La profesional concluyó “Llamemos a la Fortuna La Ciudad Termal no sólo de Centroamérica sino de toda América”.