GUANACASTE, COSTA RICA-  Si has escuchado el Hotel Bahía del Sol, es probable que lo hayás imaginado como un paraíso, y si fue así, estás en lo cierto. La provincia de Guanacaste por sí sola ya es un escenario que coquetea a sus visitantes por doquier, por sus playas, aventura, su gente, gastronomía y cultura. Es justo aquí, en Playa Potrero donde se sitúa este complejo turístico.

Es muy codiciado por los viajeros que andan en busca de un hotel al estilo boutique, con una esencia romántica exclusiva, que enamora y sorprende a quienes se atreven a visitarlo. 

Es aún más encantador cuando caminás y a tan sólo unos cuantos pasos de la habitación te sumergís en el mar; porque la ubicación del Hotel es idónea, con su espacio privado  para disfrutar de las aguas azules que te harán vibrar de alegría y aún mejor de paz.  

Desde que llegás serás atendido como en casa, con un servicio de alta calidad, con estándares internacionales. Las noches en Bahía del Sol, son como nunca antes. Cuenta con  35 amplias, cómodas y frescas habitaciones, rodeadas de artísticos jardines de árboles centenarios y a unos cuantos pasos una hermosa playa con atardeceres espectaculares.

Todas las habitaciones ofrecen vistas al jardín y cuentan con aire acondicionado, minibar, Internet inalámbrico, caja de seguridad, secadora de cabello, lámparas para leer, teléfono de marcado directo y acceso internacional, percolador con una provisión diaria de café gratis, agua caliente, escritorio y sofá o sala de estar. 

Gastronomía que seduce 

El restaurante  Nasu, especializado en cocina internacional, ofrece gastronomía tropical gourmet y le permitirá al huésped degustar los platillos tradicionales costarricenses o escoger entre los más sofisticados platos internacionales, con un toque tropical. 

Con un concepto diferenciado, bajo una elegante palapa abierta, te permitirá disfrutar exquisitos e innovadores platillos mientras contempla mágicas vistas al Océano Pacífico y de formidables puestas de sol sobre el mar.

La piscina de forma irregular y el Jacuzzi de agua fría al aire libre con cascada son únicamente dos de los detalles muy especiales, diseñados con su placer en mente, puede tomar el sol, beber un delicioso cóctel o disfrutar de meriendas livianas en el bar de la piscina.

Más que una avenutra 

En Bahía del Sol también podés disfrutar de momentos de serenidad plena, mientras los especialistas del spa le brindan energía y relajación al cuerpo, mente y espíritu. Con masajes relajantes, tratamientos de belleza, una envoltura corporal volcánica o una transformación completa, todo con el melódico y sereno rumor de las olas del mar al romper suavemente sobre la arena. 

Escenario con conciencia verde 

Para Bahía del Sol, la preocupación principal es el medio ambiente, por lo que se han esforzado en desarrollar proyectos de cuido a la naturaleza, apoyo a las comunidades, educación, entre muchos otros, logrando a obtener la Certificación para el Turismo Sostenible (5 niveles-CST).